Logran imágenes maravillosas de un sol diferente al nuestro.

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

La decimosexta estrella más brillante del cielo nocturno vista desde nuestra perspectiva. Es gigante. Mide 886 radios solares y si estuviera acá en vez del Sol, iría más allá de Marte, casi hasta Júpiter.

 

Es la estrella Antares, la que se distingue con claridad en la constelación Escorpión y que está a 550 años luz de nosotros.

 

Una supergigante roja fría, en sus últimas etapas de su vida antes de convertirse en una supernova.

 

Ahora es noticia. Astrónomos liderados por Keiichi Ohnaka, usaron el Very Large Telescope Interterometer en el observatorio Paranal en Chile para mirar la superficie estelar y medir el movimiento de material en ella.

Es la mejor imagen de la superficie y la atmósfera de una estrella diferente al Sol, lograda hasta ahora.

 

“De cómo estrellas como Antares pierden masa con tanta rapidez en la fase final de su evolución, ha sido un problema durante medio siglo”, dijo Ohnaka. Las imágenes ayudarán a resolver ese enigma. “El próximo reto es identificar qué origina esos movimientos turbulentos”.

 

Con el estudio crearon el primer mapa de velocidad en la atmósfera de la gran estrella, primera vez que se logra también en un objeto estelar distinto al Sol.

 

Encontraron gas de baja densidad con una gran turbulencia y concluyeron que el movimiento no podía ser resultado de la convección, es decir el movimiento de materia a gran escala que transfiere energía del núcleo a la atmósfera exterior. Para ellos se trata de un proceso desconocido.

 

Antares tiene entre 15 y 18 masas solares y cuando muera podría dejar un agujero negro o una estrella de neutrones.

 

Forma un sistema binario con otra estrella, llamada Antares B.

 

 

agosto 24, 2017